Folklore – Yennefer de Vengerberg

16:03


La historia detrás de las cartas de GWENT: Yennefer de Vengerberg


ATENCIÓN: Artículo con mínimos spoilers de la saga literaria


🎓 Yennefer de Vengerberg (nacida en Belleteyn del año 1173) era una hechicera que vivía en Vengerberg, la capital de Aedirn. Ella fue el miembro más joven de la Hermandad de las Hechiceras y, más tarde, la Logia de las Hechiceras intentó reclutarla. Se enamoró del brujo Geralt de Rivia, fue una figura materna para Ciri, fue consejera real del rey Demavend de Aedirn, y fue una vieja amiga de Triss Merigold.

Arte por AkaneLinken

La dama de Vengerberg era famosa por su belleza, aunque durante los eventos de La Torre de la Golondrina ya tenía 94 años. Yennefer tenía mechones de pelo negro, rizado y negro, perfumados con lilas y grosellas, cayendo en una cascada de rizos sobre sus hombros bien formados. Su rostro era muy pálido, de forma triangular y un mentón ligeramente recortado. Tenía los ojos fríos y centelleantes, con una notable mirada violeta penetrante, con una ira que brillaba con un lívido fuego azul grisáceo. Esos mismos ojos también ocultaban sabiduría e imperiosidad. En su largo y esbelto cuello colgaba una caléndula negra con una estrella hecha de obsidiana reluciente con una multitud de pequeños diamantes incrustados en ella. Incluso en los zapatos de tacón alto no era alta, era hermosa pero amenazante, con una cintura increíblemente delgada, esbelta y piernas delgadas. La piel de Yennefer era tan delicada como una adolescente. Sus pechos eran redondos y delicados, con pezones tan pálidos que solo eran visibles por su prominencia.

Arte por Alex Oksana

Ella siempre vestía de blanco y negro, a veces usaba medias, o usaba bragas con volantes, pero nunca llevaba trivialidades con aros, no era necesario. Su voz era resonante y ligeramente burlona. Su forma femenina general era la de una jóven de veinte años y se movía con una gracia natural no forzada. Ella era una cuarterona (lo que significa que tenía 1/4 de sangre élfica, en su caso por parte de su madre). Está implícito en la historia "The Last Wish" que su atractiva apariencia era producto de la magia y había sido adquirida durante su entrenamiento, como con la mayoría de las otras hechiceras. En una ocasión, Geralt notó que sus hombros estaban ligeramente torcidos y entendió que Yennefer solía ser jorobada; sin embargo, su amor por ella no disminuyó. Durante la Batalla de Sodden Hill fue cegada por Fringilla Vigo, una bruja Nilfgaardiana. Su vista fue mágicamente restaurada más tarde, pero todavía tenía las cicatrices emocionales.

Arte por Marek Madej.

Como la mayoría de las hechiceras, ella era estéril. Secretamente buscó una forma de restaurar su fertilidad. Le dio su amor maternal a Ciri, la niña destinada a Geralt por la Ley de Sorpresa, enseñándole acerca de la magia mientras estaba en Ellander, en el Templo de Melitele bajo la atenta mirada de Nenneke.

Arte por YaikovaVarvara

Yennefer en The Witcher 3: Wild Hunt

El brujo conoció a la hechicera de pelo negro hace un par de décadas. Su amistad y sentimientos entre ellos nacieron de una aventura común que involucraba a un genio y un deseo otorgado a Geralt que entrelazó sus destinos inextricablemente. En el tiempo transcurrido desde entonces, su relación había sido bastante tormentosa, rica en altibajos, crisis y rupturas. El amor entre Geralt y Yennefer proporcionó una prueba irrefutable de que "los opuestos se atraen". Hace algunos años, Geralt y Yennefer, después de una larga separación llena de aventuras para ambos, volvieron a estar juntos. Su momento de reposo fue interrumpido por la Cacería Salvaje, que capturó a Yennefer. El brujo partió de inmediato para salvarla, pero en el transcurso perdió la memoria mientras lo intentaba. Cuando finalmente la recuperó, de inmediato partió una vez más en su búsqueda para encontrar a su amada hechicera. Las circunstancias de la reunión inicial de Geralt con Yennefer después de dos años fueron bastante diferentes a lo que había imaginado. La hechicera no solo estaba sana y salva, sino que incluso había obtenido la ayuda de un poderoso e inesperado aliado: el Imperio nilfgaardiano.

■ Traducción por Gabriel Avalo.
■ Edición por Alejandro Anzoleaga.

Explora y descubre

0 comentarios

Random The Witcher